He pasado 7 años de mi carrera profesional como auditor de cuentas anuales. 5 en empresas BIG4 y 2 como auditor de cuentas independiente asociado a un despacho de auditoría en Bilbao. Como en todas las empresas existen aspectos de mejora y las personas que las forman son en unas ocasiones buenas y en otras no tan buenas. Pero nunca me escuchará nadie hablar mal de ellas o realizar comentarios negativos sobre su código deontológico.  Ante todo he conocido a profesionales como la copa de un pino que, hasta el momento, están muy por encima en capacitación, formación, profesionalidad y esfuerzo de lo que he visto en otros sectores, y realizan su trabajo con una ética intachable.

Una conversación habitual cuando se produce un escándalo como el de Gowex es dirigir la mirada a los auditores incriminándoles por no haber detectado el fraude, y me entristece ver a gente que ocupa puestos de responsabilidad en sus empresas realizando afirmaciones infundadas sobre el trabajo que realizan los auditores «Las auditorías no valen para nada», «Están todos comprados», etc….No tengo ni idea de lo que habrá sucedido en Gowex, pero desde luego no se puede generalizar ni despreciar el importantísimo trabajo que realizan las empresas de auditoría. Cuando conoces la profesión por dentro, son comentarios tan absurdos como increpar a un juez por no haber evitado un robo.

Por supuesto que existen auditores de pandereta, firmones y demás chusma que estarán dispuestos a emitir el informe que haga falta en función del dinero que pongas en la mesa (¡a la horca con ellos!) pero es la excepción que confirma la regla. El primer dato que te hace dudar es que los honorarios de auditoría fueran sólo de 40.000 – 68.000 euros en una empresa que tiene una capitalización bursátil superior a 1.400 millones de euros. También que el consejo no haya nombrado como auditores a una empresa BIG4 de confianza que están precisamente para eso (y por eso tienen esos honorarios astronómicos). No conozco a M&A Auditores así que no puedo opinar sobre la firma pero reconozco que estaría más tranquilo si me hubieran dicho que la auditora era Ernst & Young.

No obstante, al igual que no todas las empresas de tecnología somos Gowex, no todos los auditores son firmones. Ni mucho menos. La justicia determinará si M&A Auditores tienen o no responsabilidad penal, pero aquí estamos hablando de una profesión y no de un caso en concreto.

Además, es el sector más regulado e inspeccionado que he conocido nunca con leyes específicas que imponen significativas sanciones en caso de incumplimiento en la que se llegan a regular aspectos tales como la rotación de auditores en las empresas, la remuneración mínima que debe tener un auditor (para hacer más palpable su independencia económica), la actividad profesional adicional que puedes realizar en tu despacho, el trabajo exhaustivo a realizar, formación mínima anual, la imposibilidad de hacer publicidad, el secreto profesional, el tiempo que debes de mantener la información guardada, custodia segura de documentos, seguridad informática, etc…

Pese a tener la profesión olvidada y a riesgo de dar alguna información no actualizada al 100%, considero conveniente realizar algunas aclaraciones sobre el trabajo que realizan los auditores, sus obligaciones y responsabilidades para tener un criterio más fundado sobre su cometido.

La primera de ellas y más importante es que el auditor es un profesional al que la empresa le contrata para un cometido en concreto. Es la denominada Carta de Encargo. Al auditor se le contrata para una serie de trabajos concretos, específicos, regulados y supervisados, cuya ejecución deberá ser realizada de conformidad con los términos establecidos en la legislación vigente pero no se le contrata para todo.

Es decir, se le puede achacar que el auditor no haya identificado fraude en una empresa pero hay que entender que no se le contrata para identificar fraude en una empresa (lo podrías hacer a través de una due diligence en una empresa y especificar el trabajo exacto que quieres que realice dirigido a identificar fraude en la empresa, pero si hablamos de una auditoría de cuentas anuales estándar, la identificación del fraude no es uno de los mandatos del auditor).

El objeto del contrato de auditoría o carta de encargo es establecer las condiciones bajo las cuales se llevará a cabo la auditoría de cuentas anuales de conformidad con los términos establecidos en la legislación vigente, la cual consistirá en analizar, mediante la utilización de las técnicas de revisión y verificación idóneas, la información económico ‑financiera deducida de los documentos contables examinados, y que tiene por objeto la emisión de un informe dirigido a poner de manifiesto la opinión del auditor en relación a si las cuentas anuales expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera le la empresa o entidad auditada, así como el resultado de sus operaciones, de acuerdo con os principios y normas de contabilidad generalmente aceptados, a fin de que se pueda conocer y valorar dicha información por terceros.

Este párrafo es de suma importancia, así que lo analizamos por partes:

  1. «Mediante la utilización de las técnicas de revisión y verificación idóneas«: esas técnicas están perfectamente definidas y no sólo hay que realizarlas sino documentarlas y dejar constancia escrita del trabajo realizado durante varios años para poder ser inspeccionado por las autoridades correspondientes o formar parte de las pruebas en caso de que se produzca algún tipo de conflicto jurídico. Por lo tanto, si el auditor ha efectuado correctamente dichas técnicas y de dichas pruebas no se puede extraer la existencia de fraude, no hay nada que reprochar al auditor.
  2. «Documentos contables examinados«: el auditor realiza su trabajo sobre los documentos contables examinados, facilitados por la empresa. Este párrafo es de suma importancia pues delimita la responsabilidad de los auditores al no emitir opinión alguna sobre otros posibles documentos no entregados por la empresa al auditor. Obviamente, existe una infinidad de técnicas de revisión y verificación para comprobar que no hay evidencias de que la empresa te esté ocultando información, pero si lo hace la responsabilidad penal será siempre de la dirección y/o del consejo de administración conforme a la carta de manifestaciones que firme. Si existe un aval que genera un pasivo contingente en una empresa que pueda llevarle a tener un problema serio de continuidad, pero la dirección de la empresa no lo comunica a los auditores y no existe evidencia sobre su existencia en ninguna de las pruebas realizadas por el auditor, éste no puede ser responsable de que finalmente la empresa tenga un problema de continuidad y sus accionistas pierdan su inversión.
  3. Objeto: el objeto es de suma importancia ya que el trabajo del auditor (así se dice expresamente) no está dirigido a poner de manifiesto todo tipo de irregularidades, sino que tiene un objetivo concreto que es verificar la imagen fiel de la información que se va a poner a disposición de terceros para que pueden conocer y valorar dicha información adecuadamente. La opinión técnica del auditor de cuentas proporciona un mayor grado de fiabilidad a las cuentas anuales, pero no incluye la predicción de sucesos futuros; por lo tanto, la emisión de un informe sin salvedades sobre las cuentas anuales no constituye una garantía o seguridad de que la entidad tenga capacidad para continuar su actividad durante un período determinado después de la fecha de dicho informe. No obstante, el auditor de cuentas debe prestar atención a aquellas situaciones o circunstancias que le puedan hacer dudar de la continuidad de la actividad de la entidad a lo largo del próximo ejercicio económico y, si una vez analizados todos los factores subsisten dudas importantes, mencionar tal incertidumbre en su informe.

Seguro que todos comprendemos que si existe una Ley de Auditoría de Cuentas, es imposible resumirla en un post como éste por lo que hay miles de aspectos técnicos que analizar y que corroboran la limitación de responsabilidades de los auditores. Pero considero importante tener claro, al menos, estos tres puntos donde se entiende que el trabajo se realiza conforme a unas técnicas idóneas predefinidas (y no otras), que se realiza sobre la documentación contable entregada por la sociedad (es decir, que no se está opinando nada sobre la documentación no facilitada al auditor y de la que no se pueda obtener evidencia aplicando las técnicas idóneas anteriormente mencionadas) y que el fin de la opinión técnica de un auditor es mejorar el grado de fiabilidad de las cuentas anuales de una empresa, no que suponga dicha opinión la garantía de que esa empresa no puede tener problemas ni fraudes.

Una profesional con la adecuada formación y experiencia, es capaz de engañar al auditor, aportándole documentación falsificaada, ocultándole información sobre operaciones de riesgo, manipulando información contable o firmando en nombre del banco cartas de circularización con información falsa. No es fácil porque las pruebas del auditor están muy bien armadas, pero puede hacerlo y colar. Pero será una estafa y si le pillan tendrá que enfrentarse a la justicia. Si el auditor ha cumplido los procedimientos a realizar para los que le has contratado, es importante entender que no hay nada que reprocharle. Será un delito de fraude y estafa de la dirección y/u Órgano de Administración a sus accionistas del que deberán dar debida cuenta ante la justicia.

Quizá los más difícil sea asumir que el fraude es eso…un fraude y que por tanto, las personas a las que se les ha estafado van a perder. Así de duro y de tan hijo puta el estafador #Jero_net

 

5 comentarios hasta ahora

  1. Fernandino @ 2014-07-07 15:48

    Te hubieses quedado más tranquilo si los auditores fuesen EY… Pues resulta que el asesor registrado de Gowex era EY (para cotizar en el MAB es necesario tener uno).

    Si tu asesor registrado es EY, esperas que ese asesor sepa si M&A Auditores tenían recursos suficientes para hacer la auditoría, si su trabajo era confiable, etc.

    Es más, todos sabemos que al final los asesores suelen disponer de más información y más fiable que los auditores… ¿En serio te sigues quedando más tranquilo?

  2. Hola Fernandino,

    El papel del asesor registrado tiene especial relevancia en la salida a Bolsa de la empresa, y en el cumplimiento de la información a suministrar de forma periódica y significativa por la compañía, pero en ningún en la verificación de la imagen fiel de dicha información cuya responsabilidad corresponde exclusivamente a los auditores de cuentas anuales. Y el nombramiento de los auditores de cuentas es competencia de la Junta General de Socios de la compañía.

    Que cada uno aguante su vela.

  3. Fernandino @ 2014-07-08 20:32

    Ya, ¿Y dentro de «el cumplimiento de la información a suministrar» no entra la auditoría? ¿Me vas a decir que una empresa como EY no sabe que esos auditores no tienen la capacidad suficiente para auditar Gowex y aún así no le «asesoran» para que cambie? ¿En serio nos creemos que EY no sabía nada de nada?

    Que cada uno aguante su vela, efectivamente, pero no somos niños pequeños que nos chupemos el dedo. EY sabía perfectamente lo que ahí pasaba y sabía perfectamente que esa auditoría no era fiable (gran parte del negocio de EY es la auditoría, algo sabrán de eso). Pero claro, ¿Cual era la sanción máxima que podía recibir EY por que explotase un chiringuito como ese? Muy poca o ninguna. ¿Merecía la pena esforzarse en que fuese mejor? ¿Merecía la pena darle a cualquiera otra de las Big4 una auditoría más?

    Por cierto, también tiene el asesor registrado la obligación de realizar una Due Diligence en el proceso de salida a bolsa de la compañía. Las Due Diligence son bastante más profundas que las auditorías. ¿Tampoco saltó ahí nada? Gowex lleva en el MAB desde marzo de 2012, y las noticias apuntan a que las cuentas llevan falseadas «al menos los últimos 8 años». ¿Acaso ahora EY no sabe hacer Due Diligence? ¿Si no detectó nada en una Due Diligence como vas a quedarte más tranquilo si fuese el auditor?

  4. Fernandino @ 2014-07-08 21:14

    http://www.bolsasymercados.es/mab/esp/emp_expansion/articulos/Guia_de_buenas_practicas_AR_MAB.pdf

    Esta es la «Guía de buenas prácticas para los Asesores Registrados», donde dice que el AR debe hacer una Due Diligence.

  5. No me malinterpretes Fernandino, este post no está dirigido a defender la actuación de M&A ni a EY en concreto, sino a defender una profesión que muchas veces, por desconocimiento, se ataca de forma automática cuando se produce un fraude como el de Gowex.

    Dicho ésto, creo que hay varios aspectos que puntualizar sobre lo que expones:
    1) Due Diligence salida a MAB: quizá el trabajo se hizo mal, pero también es posible que la información de salida a bolsa fuera correcta y que después se haya cometido el fraude. Jenaro habla de información falsa en los últimos 4 años, por lo que considerando la salida en marzo de 2010 es posible que no tengan responsabilidades. En cualquier caso, el tiempo lo dirá y se conocerán las responsbilidades de cada uno pero no seré yo quien afirme que EY sabía lo que estaba sucediendo ahí antes de tiempo.
    2) Sobre la Guía de Buenas prácticas para los Asesores Registrados: el trabajo que realiza el asesor no está dirigido a verificar la exactitud de las información que se emite (de nuevo responsabilidad de los auditores) sino al cumplimiento en la comunicación de la información requerida conforme a los procedimientos acordados. Es un trabajo más de formas que de contenido. EY tiene un informe de auditoría que avala la imagen fiel de las cuentas y, de nuevo, en su carta encargo no se le solicita su verificación ni tiene porque ponerlo en duda.
    3) Sanciones y capacidad de M&A: en este apartado te equivocas. Las sanciones que imponen son muy elevadas a nivel económico, llegando incluso a retirar la licencia del auditor. Tienes varios ejemplos, como el caso Enron en el que la actividad de uno de los socios de auditoría hizo que desapareciera una de las firmas de auditoría más importante que existía a nivel mundial(antigua Arthur Andersen). En cuanto a la «capacidad suficiente» de M&A, de nuevo estás atribuyendo responsabilidades a quien no las tiene, siendo en todo caso una responsabilidad del ICAC.

    Pero lo dicho, no es mi intención con este post entrar a analizar la responsabilidad que consideramos cada uno que tienen estos auditores, sino matizar algunos aspectos que delimitan las responsabilidades de los auditores y que considero importante que se conozcan.

    Gracias por tus comentarios y la información compartida. Sin duda muy interesante.

Añade tu comentario