Uno de los aspectos más criticables de la globalización quizás sea la devaluación de las personas, un proceso por el cual los actores principales de los mercados (los que deberían serlo) dejan de tener el valor que se merecen para favorecer el crecimiento desmesurado de los mercados.

Este proceso condena a los individuos que deberían ser los actores principales de los mercados a un papel secundario en el cual su valor pasa a considerarse inferior a lo que realmente debería ser, una situación desagradable para estos individuos y que genera una gran inestabilidad y descontento. ¿Todo esto os suena verdad?
Pues sí, esta es la situación que viven en la actualidad mercados como el de la alimentación o el de la logística, donde el productor como individuo que produce unos bienes de consumo ha dejado de tener la importancia que se merece y sus productos tampoco la tienen, ahora solo importa a que precio se ofrezca al mercado, lo mismo pasa con la logística, se ha llegado a un punto donde la optimización de recursos y la distribución eficiente ya no importa, ahora solo importa el precio, si es barato bien y si hace un buen servicio también, pero si no lo hace, tampoco pasa nada.

Esta manera de actuar nos ha llevado a tener unos mercados muy potentes pero en los que se pueden apreciar graves problemas que al final acaban involucrando al consumidor cuando no recibe la calidad que esperaba o cuando solo puede optar a lo que le marca el mercado.

 

¿Existe solución al problema?

Pues sí, existe solución al problema, es la hora de apostar por un cambio de mentalidad y tratar de abordar toda esta problemática con una nueva filosofía que nos ayude a afrontar esta situación. La solución pasa por enfocar el problema bajo un punto de vista glocal, que aporte un enfoque internacional pero que se centre en los problemas locales analizando y entendiendo a cada uno de los individuos que componen los mercados para así ofrecer soluciones adaptadas para todos los que quieran intervenir y formar parte del mercado. Esta es la filosofía de Hermeneus, tratamos de aportar a nivel glocal las herramientas adecuadas para cada uno de los individuos que intervendrán en los diferentes procesos, tanto para los profesionales que componen la parte ofertante como para todo tipo de consumidores que conforman la demanda.

 

 

, , , , , , ,